2007
Manhattan, New York
Private
230m2

Piso en Edificio Plaza

Total simplicidad en este apartamento neoyorquino diseñado por el estudio donde reinan el conceptualismo, el minimalismo y la blancura. La sinfonía se compone de dos colores: blanco y negro dialogan con el paisaje urbano donde se respira el cambio incesante. Refugiarse en la calma de la amplitud en blanco de este apartamento en el que la decoración aparece de forma discreta, con colores eternos y sin interés de atraer la atención, así es como Teresa concibió este proyecto desde el principio.

Todo el diseño se ancla al panorama y encarna el concepto de lujo en el pasado y el mito americano. Ubicado en el condominio más conocido de Nueva York, el edificio del Plaza respira el ambiente clásico en el que destacan elementos arquitectónicos tales como ventanales, rodapiés, chimeneas o sus ascensores del siglo XIX.

Las vistas desde el apartamento a los rascacielos que nunca duermen, y sus calles llenas de luz metropolitana con su brillo y colores vibrantes crean el mejor marco para el espacio. Resultaba fundamental integrar el diseño del interior en el paisaje exterior, ‘Sin cortinas, porque me gusta que la ciudad forme parte del espacio interior como si de cuadros vivos se tratara’ afirma Teresa.

Minimalismo conceptual y blancura, como si estuviéramos caminando de puntillas a través del espacio y aplaudiéramos con nuestras manos una y otra vez. Nos llegaría a los sentidos el eco de las lámparas y espejos dorados que se reconfortan de un pasado opulento y sirven como una remembranza de los orígenes del edificio, cuando éste era el hotel más de moda en New York.

Share this Post


Todos
Residencial
Restaurantes
Hoteles
Efímeros
Oficinas
Tiendas
Aparcamientos
Productos
Urbano
Más